Los alumnos han recibido los símbolos que el papa Juan Pablo II regaló a los jóvenes del mundo.

 La réplica de la cruz peregrina y el icono de la Virgen Salus Populi Romani, los emblemas de la Jornada Mundial de la Juventud, han llegado a Nazaret-Oporto. Han peregrinado por más de 90 países desde que Juan Pablo II se los regalara a los jóvenes en 1984. La cruz peregrina se ha transportado a pie, en barcos, en trineos, en tractores y ha sufrido, incluso, ataques aéreos. Aunque ha viajado por medio mundo, su traslado no ha resultado sencillo debido a sus dimensiones. 

Durante una jornada, todo el Colegio ha podido disfrutar de un momento de encuentro y recogimiento. Los alumnos se han reunido en el Salón de Actos para rezar y vislumbrar, frente a la cruz peregrina, un horizonte de esperanza.

La Jornada Mundial de la Juventud es una llamada para construir un mundo más justo, más solidario y más pacífico. El trabajo y el compromiso por parte de los jóvenes es clave para asegurar un futuro mejor. Este año se celebra el décimo aniversario de la JMJ de Madrid 2011 y, para conmemorarlo, se ha iniciado hace algunas semanas esta peregrinación por España. Lisboa ha sido la ciudad elegida para acoger el próximo encuentro en 2023. Su himno, «Hay prisa en el aire», es un canto de fe que nos invita a cultivar una voluntad de servicio, como hizo María, y nos recuerda que Jesús nunca nos abandona.